Talquino inventa novedoso sistema antivuelco para hervidores de agua

Aparato. Confeccionado en acrimalato, se atornilla en la pared y evita que calentadores sean manipulados por niños y con ello algún accidente.

 

TALCA. Andrés Acevedo es nutricionista, pero tal como el personaje de historietas se declara un verdadero “giro sin tornillos”.

Es que aparte de ejercer su profesión, se dedica a inventar cosas. Por ejemplo, ideó una máquina tostadora de maravillas y hasta un software de gestión hospitalaria.

Su más reciente creación es un sistema de seguridad para los hervidores de agua, que ya tiene patentado e incluso ha vendido varias unidades. Lo pensó al nacer su hijo.

El aparato se llama “koke” y está confeccionado en acrílico. Tiene la forma de un calentador eléctrico y dentro del cual se coloca el hervidor, con una salida para el cable. Lo particular, es que va empotrado en la pared con tornillos, con lo cual no hay peligro que se vuelque. Asegura que ha sido recomendado por médicos.

“Un día se me ocurrió hacer algo para dar seguridad a los hervidores eléctricos y con eso evitar que, los niños especialmente, pudieran sufrir algún accidente. Hice un primer diseño y luego busqué por internet información para afinar la idea y no había nada”, señaló.

Como trabaja en el hospital de Talca, comentó la idea entre algunos colegas quienes asintieron. Luego, presentó el prototipo en Coaniquem -Corporación de Ayuda al Niño Quemado- donde igualmente apoyaron su invento.

PATENTE

Pero eso no ha sido todo, ya que incluso se contactó con el empresario Roberto Fantuzzi, a quien pidió ayuda para vender un auto y comprarse una inyectora de plástico. Le dijeron que eso no serviría, que era mejor el acrílico. Pero como el invento era bueno, lo llamó otro ejecutivo de  Asimet -Asociación de Industriales Metalúrgicos- que le pidió tener parte de la patente y comercializar el sistema antivuelco a mayor escala.

“Pero les dije que no, porque mi sueño era sacarlo yo y lo otro es que mi hijo ha vivido todo el proceso de este invento”. Agrega que su tercera meta, es que su invento se pueda vender en alguna tienda del retail. La idea es que parte de las ganancias vayan a Coaniquem.

“Estoy convencido que este producto va a ser imitado, pero en lo personal y si es para dar seguridad a los niños, no me desespero ni me preocupa que lo copien en la medida que sea un aporte”.

Hasta la fecha, Andrés ha vendido treinta unidades de “koke”, a $30 mil cada uno. El equipo se lo confecciona la misma empresa que hace los vuelteros (para colocar monedas) a Transbank.

“Que un segundo no marque sus vidas” es el lema elegido por el inventor para “koke”, que espera seguir creciendo con su negocio.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Principal,Región,Talca |
This movie requires Flash Player 9