Brasil agranda su historia: derrota a Perú y sucede a Chile como nuevo campeón de América

Era el favorito. La “verdeamarela” manejó el partido, demostrando su categoría. El árbitro chileno Roberto Tobar cobró dos penales y expulsó a Gabriel Jesus.

 

RÍO DE JANEIRO. Tras doce años, y sin su estrella Neymar en la plantilla, ayer Brasil volvió a ser campeón de América y consiguió su noveno título de la historia. Lo hizo ante un bravo Perú, que se quedó con las ganas de hacer un nuevo “Maracanazo”. En definitiva, fue 3-1 para la “verdeamarela” en el mítico reducto de Río de Janeiro.

El duelo no tuvo nada que ver con la estruendosa goleada brasilera de la fase de grupos. La escuadra peruana, que venía de barrer con Chile, salió con personalidad. Presionaba alto, de hecho Yoshimar Yotún dominaba la mitad de la cancha y los extremos tapaban la subida de los laterales de la “verdeamarela”. Sin embargo, el local hizo la diferencia con su enorme categoría individual. Gabriel Jesús apiló rivales por la derecha y sacó un centro al segundo palo que Everton remató sin oposición a los 15’. El elenco “albirrojo” se remeció tras la apertura de la cuenta. Parecía ido, sin fuerzas, pero volvió al partido por una clara mano penal de Thiago Silva que el árbitro chileno Roberto Tobar no dudó en cobrar. Paolo Guerrero se paró frente a la pelota en los 43’ y no le tembló el pulso para igualar el encuentro. Aquel tanto fue el único que el portero Alisson recibió en todo el torneo. Sin embargo, la alegría peruana se desvanecería rápido. Cuatro minutos después, el equipo de Ricardo Gareca perdió la pelota en la salida, Arthur tocó con Gabriel Jesus y el delantero del Manchester City, la figura de la primera mitad, definió con clase ante la salida de Pedro Gallese.

ACTUACIÓN CLAVE 

En el inicio del segundo tiempo, Brasil tocaba a gusto. Movía la pelota por todo el frente de ataque y cada vez que aceleraba se creaba una situación de peligro. Pero no concretó y a los 69’ Gabriel Jesús se fue expulsado por una doble amarilla. El atacante se fue encima de Tobar para reclamar un cobro que le parecía injusto y salió llorando de la cancha.

Perú fue a apretar. Por fin se dejó ver la gambeta de Christian Cueva y Paolo Guerrero era un incordio para la dupla de centrales de la “canarinha”. Miguel Trauco y Edinson Flores estuvieron a punto del empate, pero las manos de Alisson y unos pocos centímetros lo evitaron. Cuando el partido se iba, Roberto Tobar, con la ayuda del VAR, volvió a cobrar penal, esta vez en contra de Perú. Richarlison anotó con un ajustado remate y le dio a Brasil la Copa que organizó para ganar. El “Scratch” sucede a Chile como rey de América.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Deportes,Futbol,Principal |
This movie requires Flash Player 9