Temperaturas extremas

Prácticamente en casi toda la extensión territorial de nuestro país estamos soportando temperaturas muy bajas; lo que es propio del ciclo invernal en esta parte del continente y si nos atenemos a las estadísticas de un largo período histórico, la situación es bastante normal.
Sin embargo, y como ya hemos hecho notar anteriormente, no dejan de llamar la atención los términos y frases con que muchos medios de comunicación (radiales, televisivos y escritos) se refieren a las condiciones meteorológicas que se han venido registrando.
Se dice, por ejemplo: “Ayer fue el día más frío del año”, en circunstancias que todavía nos queda el resto de julio y todo el mes de agosto que suele registrar caídas muy drásticas de la temperatura ambiente. Lo correcto sería decir que “fue el día más frío en lo que va del invierno”.
Por otra parte, si bien es cierto las bajas temperaturas son bastante desagradables y hay que cubrirse y protegerse adecuadamente, los índices están en rangos bastante razonables y, por cierto, ha habido inviernos muchísimo más crudos, como el del año 1976 en que los termómetros llegaron a marcar 6,2 grados bajo cero en Curicó.
Aunque ya es una realidad que el cambio climático, debido al “efecto invernadero”, ha provocado grandes transformaciones en las condiciones climáticas en todo el mundo, es justo reconocer que ha habido temporadas con “máximas y mínimas” cuando la biósfera no estaba tan saturada ni contaminada como está actualmente.
Así, por ejemplo, en 1913, en el estado de California se registró una excepcional onda de calor que alcanzó a los 56,7 grados celsius y en México (en 1966) hubo 56 grados de calor en el estado de Sonora…por nombrar solo algunos pocos casos.
Por estos días en Europa y Estados Unidos se está llegando a peak promedios superiores a los 37 grados en la presente temporada estival y ello podría hacernos presumir lo que nos espera para el próximo verano.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9