Su sola presencia no alcanza

Dentro de sus políticas, las más recientes administraciones municipales de Curicó han impulsado la habilitación, en diversos sectores de la comuna, de los denominados “Gimnasios al Aire Libre”, proyectos que muchas veces implican la “recuperación” de espacios que literalmente estaban “abandonados”, a fin de ponerlos a disposición de la ciudadanía. Es de público conocimiento que el sedentarismo se ha transformado en un “severo problema” para nuestro país.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 81,3% de los chilenos realiza menos actividad física que la recomendada. En tal contexto, independiente de su origen, el desarrollo de iniciativas que permitan fomentar tal tipo de acciones, en el papel responde a la necesidad de mejorar tales números. Lo más probable es que a pocos metros de su domicilio, usted que ahora está leyendo este texto cuente, en plena vía pública, con una zona de tales características: con diversas máquinas de ejercicio, con mobiliario urbano, entre otros elementos.
Algunas preguntas caen de cajón ¿Con qué frecuencia son utilizados por los propios vecinos? ¿Se justifica la inversión de recursos públicos que en su momento se realizó? Si bien el poder acceder a áreas de tal naturaleza se presenta como un buen paso para favorecer la realización de actividades físicas, independiente que las citadas máquinas cuenten con sus respectivas instrucciones de uso, su sola presencia no alcanza para que actos de tal tipo se transformen en un hábito.
Aquel punto debería ir de la mano con el poder involucrar, al menos en una primera instancia, a profesionales del rubro, a fin de que puedan “guiar y enseñar” sobre las mejores alternativas de uso, como una forma de “plantar una semilla” para que las personas, que utilicen dichos servicios, consigan a corto plazo manejar dinámicas, pero ya de manera independiente.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9