Si las abejas pudieran hablar…

¿Cuántos serán los chilenos y chilenas que saben que el día 6 de Agosto de cada año se celebra el Día Nacional de la Miel?. Poquísimos, sin duda alguna y pocos también son los que se preocupan como debiera ser, del verdadero drama y crisis que vienen viviendo las abejas en Chile (y en todo el mundo) en el último tiempo, debido a múltiples factores. La palabra miel nació hace varios siglos, asociada a su principal “productora” natural, que es la abeja y solamente en décadas recientes se habla, por ejemplo, de miel de palma, miel de azahar: de romero; de eucaliptus; de tomillo, entre otras. Pero solamente la auténtica miel de abeja contiene todos los elementos que la hacen tan saludable y única como un alimento de remoto origen. Lamentablemente en los últimos 50 años o más, las abejas han pasado por episodios nefastos y fatales que han provocado una mortandad impresionante. Entre otros factores podemos citar al cambio climático provocado por el ser humano y que deriva en la aridez propia de la creciente desertificación; el ataque de las “chaquetas amarillas”; el letal avance de plagas como la varroa jacobsoni;  la falta de plantaciones de árboles floridos y jardines que generen polen; el uso indiscriminado de pesticidas; el uso abusivo de ejemplares para la llamada “apiterapia” en el área de la salud, etc. El Ministerio de Agricultura instituyó, promovió y celebró este día por primera vez en agosto de 2009 pero el decreto 57 de 2009 del Ministerio de Agricultura fue publicado recién el 31 del mismo mes, por lo que este día tiene existencia oficial a partir del 2010. La idea es difundir las bondades del consumo de la miel, que contribuyen a una buena alimentación y benefician al organismo humano. Es la zona sur la que presenta una situación menos crítica, dadas sus características climáticas y medioambientales y por eso este año se ha planificado una actividad denominada “Un Chile más dulce y saludable” impulsada por el Gobierno de Chile a través del Ministerio de Agricultura y que se desarrollará en la Región de Los Ríos al alero de la Universidad Austral de Chile y con la organización del equipo apícola de la Facultad de Ciencias Agrarias. Si las pobres abejas pudieran hablar, sus quejas nos harían llorar de rabia e impotencia.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9