Reforestando el Maule

Los incendios que ocurrieron en el verano de 2017 en varias regiones del país y, particularmente en el Maule, causaron un daño incalculable en materia medioambiental.

En total, fueron cerca de 600 mil hectáreas que se quemaron en las regiones de la zona centro de Chile, causando además incontable pérdidas materiales, como fue el caso de Santa Olga, y también la lamentable pérdida de vidas humanas.

Sin embargo, después de la tormenta –de fuego en este caso- viene la calma, pero también la acción, porque son muchas las instancias a nivel nacional que se han preocupado de reforestar las miles de hectáreas que se vieron afectadas en ese funesto verano.

Ese es el caso de la Fundación Reforestemos, que si bien nació después de los incendios ocurridos en el Parque Nacional Torres del Paine, en diciembre de 2011, sigue trabajando en todo Chile para contribuir en la plantación de árboles nativos en zonas que se han visto afectadas por la devastación del fuego.

Es así como recientemente trabajaron en las comunas de Pelarco y Constitución, donde se plantaron más de 200 árboles en diferentes sectores. Y como su presencia en esta comuna, actividades similares ya se habían desarrollado en otros sectores del Maule.

Es más, en estos años, la Fundación Reforestemos ha plantando ¡más de 523.000 árboles en todo el país!

Sin duda un logro notable, pero también hay instancias más locales que están preocupadas de la reforestación.

Ese es el caso de la ONG Daya Center, que por estos días está lanzando una campaña para poder plantar mil árboles nativos en la comuna de Licantén. Los interesados pueden unirse a esta cruzada con su donación o para acompañar a los voluntarios el sábado 17 de agosto a plantar estos árboles.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9