Luis Hernán Álvarez: el “gran capitán” aún vive en el corazón de los curicanos

En nuestro reportaje de hoy, en materia de personajes populares-destacados, hemos querido referirnos a Luis Hernán Álvarez Hernández, nacido el 9 de marzo de 1939, una de las figuras deportivas más relevantes que ha tenido el fútbol curicano en toda su historia y cuya trayectoria está llena de grandes éxitos, especialmente dentro del club de sus amores, Colo Colo, donde llegó a transformarse en el máximo goleador del fútbol chileno en el año 1963 con 37 goles en un torneo, récord aún no igualado y menos superado.
Pero las virtudes de Luis Hernán Álvarez, no tan solo estuvieron en su destreza goleadora, si no que también fue grande en condiciones humanas con las cuales cultivó la amistad y la caballerosidad como virtudes innatas. Se le recuerda además por su espíritu de “maestro”, ya que también dedicó parte de su vida a formar juventudes en su tierra, donde muchos de sus alumnos llegaron al fútbol grande, como Patricio Hormazábal, Nelson “Pelé” Garrido, Raúl Muñoz, Chester Maldonado, además de sus hijos Iván y Cristian.
Luis Hernán Álvarez, fue casado con Fresia Valenzuela (fallecida en diciembre del 2015) y padres de Iván Marcelo, Cristian Andrés, Luis Hernán, José Romilio y Jorge Omar, de los cuales los dos primeros destacan en el fútbol profesional. Cristian, es actualmente jugador de Universidad católica y ha estado integrando la selección chilena.

SU HISTORIA
Su trayectoria está llena de luces desde sus inicios cuando integró los clubes curicanos Wellington y Guerrilleros para pasar luego a la Escuela Normal, donde logró consolidar su éxito local e integrar en 1957 con solo 18 años de edad a la selección de fútbol de Curicó que viajó a María Elena, ocupando el Cuarto Lugar y donde fue la gran figura del torneo nacional como goleador, lo que le valió ser contratado por Colo Colo en el fútbol profesional, donde incluso tuvo otras ofertas que desechó.
En este torneo nacional, la selección curicana, que tenía como gran figura a Luis Hernán Álvarez, había llegado a María Elena, luego de haber desarrollado una gran campaña eliminatoria de la zona central, donde venció a Talca y a Rengo y donde el curicano mostró sus cartas de goleador, lo que le valió posteriormente para llegar al fútbol grande.
Luis Hernán, tuvo incursiones en la selección chilena y estuvo también jugando en Magallanes, Antofagasta y Portuario y Alianza en “El Salvador” para luego regresar a su tierra donde colaboró con Liceo y Curicó Unido y asesoró al equipo técnico de Palestino.
Fue un estudioso de la disciplina, lo que lo llevó a titularse de entrenador y proyectar su carrera en el fútbol como técnico.

EN CURICÓ
Su gran recuerdo sigue vivo en cientos de jugadores que ayudó a formar en la Escuela Municipal de Fútbol, que dirigió por varios años en La Granja y donde muchas veces conversamos con él para saber de los avances de sus pupilos. Siempre decía que estaba formando futuros triunfadores y acertó plenamente por el éxito que lograron varios de ellos.
Luego de ganar experiencia en la formación de juventudes en Curicó, se va a Santiago a dirigir la Escuela de Fútbol de Colo Colo, trabajo que realizaba exitosamente cuando enfermó y regresó a Curicó donde le sorprendió la muerte.
El mes de enero del 91 fue doloroso para los deportistas curicanos, ya que en el transcurso de sus días Curicó Unido bajó a Tercera División, murió Eladio Rojas, el recordado jugador del mundial del 62 y falleció el insigne goleador Luis Hernán Álvarez, quien no alcanzó a ver a su equipo coronarse Campeón de la Copa Libertadores de América (1991).

SU ADIOS
El día 23 de enero de 1991 “La Prensa” daba a conocer el fallecimiento del ídolo colocolino Luis Hernán Álvarez, víctima de un cáncer fulminante, deceso que ocurrió en el hogar de uno de sus hijos en la Población Santa Inés, rodeado de los cuidados de su esposa Fresia, hijos y amigos personales como Manuel Escobar, Patricio Ugaz y Carlos Romero, que lo cuidaron hasta el último momento en su lecho de enfermo. Ese día las emisoras locales informaban con la noticia de último minuto el deceso que conmovió a toda la ciudad.
Sus restos fueron velados en el gimnasio municipal, hasta donde llegaron deportistas e hinchas colocolinos no tan solo de Curicó si no de otros puntos del país. Sus restos mortales se trasladaron a la Iglesia de la Virgen de la Merced, donde se realizó la misa de despedida a las 19:00 horas para luego ser trasladado al Cementerio Parque.
La Prensa del día 24 de enero de 1991, daba a conocer en detalles su funeral en el que participaron millares de curicanos que al paso del cortejo despedían al gran goleador. Fueron miles de hinchas y público  en general los que le decían adios al ídolo que partía hacia el más allá. Los negocios céntricos bajaban sus cortinas en señal de duelo y respeto y salían sus empleados a despedirlo cuando pasaba el cortejo, encabezado por los niños de las escuelas de fútbol de Curicó y Colo Colo.
Figuras del fútbol nacional como Raúl Sánchez,  Carlos Campos, Humberto “Chita” Cruz, Francisco “Chamaco” Valdés, Carlos Caszely, Ber-nardo Bello, Eugenio Jara y curicanos como Sergio Urtubia, Carlos Arellano, Manuel Neira, Ovidio Arroyo y Manuel Melo encabezaban a sus amigos de la tierra de “agua negra” que lo despedían con dolor y respeto.
Los discursos fueron muy emotivos, a nombre del Liceo de Curicó el dirigente Luis Pino o especialmente el de su amigo y gran dirigente de Guerrilleros y Wellington, “Acué” Cáceres quien en vida se había transformado en su amigo y consejero y quien destacó no tan solo al deportista si no al amigo con extraordinarias dotes humanas y de caballero.
En Curicó el estadio ANFA lleva el nombre de “Luis Hernán Álvarez”, como una forma de perpetuar su recuerdo.

TESTIMONIOS
El profesor y periodista de “La Prensa” Homero Sepúlveda, conocido por su inmenso cariño al equipo albo y que conoció al goleador curicano nos dice: “Escuchábamos los relatos en las radios con personajes tan destacados como Hernán Solís, Darío Verdugo y Sergio Silva, cuando decían ¡goool de Colo Colo, goool de Luis Hernán Álvarez y la pelota inflando la red! . Estos son emocionantes recuerdos  en torno a este goleador que le dio muchas satisfacciones a Colo Colo. Un año lo llamaron y jugó en la selección chilena y tiene a su haber en 1963, haber sido el máximo goleador del fútbol chileno con 37 goles en 34 partidos, cifra no igualada en un solo torneo. Una curiosidad expresó, es que los relatores, siempre le nombraban como Luis Hernán Álvarez, es decir con los dos nombres de pila. Su paso por el fútbol nacional lo identifica como un goleador nato”, -expresó-.
Por su parte, Ovidio Arroyo, profesor y jefe municipal de deportes, recuerda que junto a Luis Hernán Álvarez y al alcalde Sergio Correa, con el aporte en implementos de Casa del Deporte de los hermanos Rojas y el directivo Luis Hormazábal, crearon la Academia Municipal de Fútbol, donde el goleador fue el técnico y conductor de las nacientes figuras. “Fue un gran jugador y un gran formador de juventudes”, señaló.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Curico,Deportes,Principal |
This movie requires Flash Player 9