Incendios: nadie está a salvo

Los siniestros provocados por el fuego suelen ser cosa corriente en nuestro país y aumentan considerablemente en la temporada otoño-invierno y por lo general, los afectados son personas del segmento socioeconómico más vulnerable y que viven en hogares de material ligero.
Más ocasionalmente se registran incendios que destruyen de una sola vez varios locales comerciales o negocios que están contiguos y en ese caso lo que más se lamenta (aparte de los daños materiales), es la situación de cesantía forzada en que quedan los empleados de esos locales afectados.
Pero lo que es muy poco corriente, es que ocurra este tipo de siniestros en edificios públicos como fue lo que sucedió en la tarde-noche del lunes recién pasado en la comuna de Maule, mismo nombre de nuestra región.
En este deplorable caso la destrucción de la histórica casa consistorial fue casi total y el hecho ha provocado profunda conmoción, tanto en las autoridades encabezadas por el alcalde Luis Vásquez como en toda la comunidad maulina.
Hasta ahora las investigaciones respecto del origen del fuego, sugieren que se trataría de una falla en el sistema eléctrico cuando el personal de las diversas oficinas se había retirado.
Demás está decir que la magnitud del siniestro generó la inmediata y solidaria acción de varias unidades bomberiles de comunas vecinas, como Talca, San Javier, Pelarco y Pencahue, que apoyaron la esforzada y fatigosa labor de las compañías locales de Maule, cuyos voluntarios tuvieron problemas con el suministro del agua, debido a la baja presión de los grifos cercanos al edificio consistorial, por lo que tuvieron que recurrir a camiones aljibes.
Las llamas destruyeron prácticamente toda la estructura, incluyendo la oficina del alcalde, oficinas administrativas y el departamento de tránsito –con equipos recién comprados– entre otras dependencias.
El intendente Pablo Milad, ha informado esta semana que se irá en ayuda del municipio maulino afectado por esta tragedia para lo cual se gestionarán los recursos necesarios y así volver a la “normalidad” aunque siempre es una pena haber perdido un edificio histórico y patrimonial tan apreciado y querido.
Los incendios son así…nadie está a salvo.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9