Experta: “Más del 70% de las diarreas en la población son causadas por alimentos contaminados”

Conservar alimentos crudos junto a los que estén a punto de servir, como por ejemplo, una empanada al lado de un trozo de carne previo al asado, es uno de los errores más frecuentes entre los que incurren las personas y suponen un grave riesgo para la salud.
Así lo asegura la experta en gestión y seguridad alimentaria Ana Karina Peralta, quien sostiene que más del 70% de las diarreas en la población constituyen una enfermedad transmitida por los alimentos (ETA). Esta cifra está respaldada por la Organización Mundial de la Salud, que consigna que cada año mueren 1,8 millones de niños en el mundo por esta causa.

LLAMADO A FONDEROS
Según explicó la profesional, quien dirige el Laboratorio de Microbiología de Alimentos y Aguas de la Universidad de Talca, “muchas veces las personas no relacionan las enfermedades gastrointestinales con la ingesta de un alimento contaminado y las asocian a factores como el exceso de comida o a que una mezcla ‘inapropiada’ pudo causar la dolencia”.
Al comenzar la primavera y durante las Fiestas Patrias, comer fuera de casa, un picnic o un asado al aire libre puede ser un panorama entretenido y muy frecuente. Ante esto, Ana Karina Peralta recomendó no reutilizar utensilios sucios, evitar la contaminación cruzada (cercanía de alimentos crudos y cocidos), refrigerar y consumir agua embotellada para beber y lavarse las manos.
También realizó un llamado a fonderos y comerciantes de comida rápida en la calle a que tengan especial cuidado en la limpieza utensilios con los que cocinan y en la confiabilidad de sus proveedores, además de mantener la cadena de frío, especialmente para la carne.  “Que no olviden de que los consumidores son los que deciden la calidad. Es deber de éstos no aceptar malos hábitos del personal como toser o estornudar sobre los alimentos, andar con las manos sucias o secárselas en la ropa”, concluyó.

¿QUÉ ES UNA ETA?
Se denominan ETA a las enfermedades que se originan por la ingestión de alimentos infectados con agentes contaminantes en cantidades suficientes como para afectar la salud del consumidor.
Según explica la profesional, los efectos directos en la salud son los vómitos, diarreas, gastroenteritis, entre otros, a los cuales se suman las consecuencias indirectas como el ausentismo laboral y escolar, gastos médicos y pérdida de confianza del consumidor y el impacto económico en el mercado.
Los contaminantes más comunes son los de origen biológico como el virus hepatitis A, parásitos (triquinosis), hongos (micotoxinas) y bacterias (Salmonella, E. coli, Listeria, Staphylococcus aureus, entre otros). Las personas también pueden exponerse a enfermedades por contaminantes físicos (vidrio, tierra, corchetes, etc.) y contaminantes químicos (pesticidas, productos de limpieza, toxinas) contenidos en los alimentos.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Ciencia,Principal |
This movie requires Flash Player 9