Conviviendo con el enemigo

El peligroso virus de la influencia llega cada temporada otoño-invierno y es el peor de los enemigos para nuestra salud porque es invisible a los ojos y lo más malo es que tenemos que convivir con él muy contra nuestra voluntad.

Suele ocurrir que hay años en que el contagio no es tan alarmante, pero esta vez –por los datos estadísticos que se manejan actualmente en Chile y que son confiables– ya se habla de miles de casos y hasta ha habido algunos lamentables decesos.

Los científicos y las autoridades del ámbito de la salud dicen que la única y mejor forma de prevenir la influenza estacional es vacunarse todos los años, pero los hábitos saludables como cubrirse la boca al toser y lavarse las manos pueden ayudar a detener la proliferación de gérmenes y prevenir enfermedades respiratorias como la influenza.

Existen además los medicamentos antivirales contra la influenza que se pueden usar para tratar y prevenir la molesta enfermedad.

La vacuna contra la influenza estacional protege contra los virus que, según las investigaciones, son los más comunes en la presente temporada.

Mayoritariamente los chilenos (as) no tienen una “cultura de la prevención” como ocurre en países asiáticos, especialmente en Japón, donde es común ver (en videos que muestra la televisión) a miles de personas que caminan por sus ciudades usando mascarillas, en invierno.

Es preciso evitar, hasta donde sea posible, el contacto directo con personas que estén enfermas, las que a su vez debieran mantener razonable distancia con otras personas para evitar que ellos también se enfermen.

Otra recomendación que los chilenos no respetamos es la de guardar reposo en el hogar cuando esté enfermo y, si es posible, permanecer en la casa, escuela o trabajo y no mandar a un niño cuando esté enfermo, pues eso ayudará a evitar contagiar la enfermedad a otros.

Hay gestos que debieran ser habituales y propios del sentido común y el buen criterio como cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo, al toser o estornudar. Así se puede evitar que quienes se encuentren cerca se enfermen.

La influenza y otras enfermedades respiratorias graves como el virus respiratorio sincicial (RSV), la tos ferina y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), se diseminan al toser o estornudar.

Es vital higienizarse bien las manos con frecuencia lo que ayudará a protegerse contra los gérmenes y si no hay agua y jabón, se aconseja usar un limpiador de manos a base de alcohol.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9