Preparan campaña de prevención ante alga invasiva

Parral. La Junta de Vigilancia del Río Longaví (JVRL) y sus afluentes está preocupada por la invasiva alga conocida como didymo, que se está acercando al Maule desde la Patagonia.
Es por eso que se está trabajando en una campaña preventiva que será lanzada en el Día Mundial del Agua (22 de marzo) y así las aguas dirigidas desde el Embalse Bullileo no sean contaminadas con ésta, lo que podría provocar grandes complicaciones en los cultivos y territorios de alimento para animales.
Hace dos siglos que se descubrió el didymo en Escocia y desde allí se ha propagado por el mundo, dejando incluso infectado al 90 por ciento de los ríos de Nueva Zelanda, provocando grandes pérdidas como la eliminación de la pesca deportiva y sobre todo, las complicaciones en el regadío de los predios agrícolas.

Hidroeléctricas
La bióloga marina, doctora en Ciencias y directora del Centro de Estudios del Cuaternario, Fuego-Pata-gonia y Antártica (Cequa), Paola Acuña Gómez, en exposición realizada en la JVRL, aclaró que algunos de los efectos pueden ser bloquear la entrada de luz al río, cortándose la cadena de fotosíntesis (serían aguas sin oxígeno), perdiendo calidad en sus componentes. Además, afectaría las actividades económicas y turísticas de la zona, en el caso de la agricultura podría tapar los canales y los aspersores de agua (conducción de menos cantidad de agua), además de que en períodos de crecidas, eventualmente podrían desbordarse canales. Asimismo, es posible que se afecten los proyectos de hidroeléctricas.
La profesional asegura que esta alga ha sido declarada como una plaga, que comenzó en Magalla-nes y que en pocos años se ha ido extendiendo por el país, llegando en la actualidad a la Región del Biobío.

Genéticamente
Para su expansión son necesarias algunas condiciones específicas, como tener una buena incidencia de la luz, baja concentración de fósforo, alta proporción de nutrientes, baja cantidad de sólido suspendido, entre otras.
Como parte de los estudios realizados en el sur del país, se pudo reconocer que el didymo prefiere aguas con bajas temperaturas, pero excepcionalmente se ha encontrado en lugares con hasta 27 grados de temperatura.
Existe la posibilidad que genéticamente se pueda cambiar la esencia del didymo, lo que se está investigando por medio de su ADN y así poder reducirla y con mejor resultado, evitar su propagación. Mientras, Paola Acuña aclara que es urgente buscar un uso, teniendo en cuenta sus componentes que son parecidos a la celulosa y a un pegamento especial.
Ante la problemática, la Junta de Vigilancia del Río Longaví establece que es necesaria la cooperación de distintas organizaciones y autoridades, los que ayuden a enseñar de prevención ante el didymo y de evitar dejar basura en los embalses, ríos y canales.

Precaución ante el DIDYMO
Sernapesca ha identificado una serie de pasos para la precaución del didymo. Para ello es necesario seguir los siguientes pasos:
1. REMOVER: Antes de dejar el río o embalse, revise y remueva toda presencia visible de algas de su calzado, vestimenta, aparejos de pesca y vehículos. Deje todo lo removido en el lugar o si es posible bote a la basura.
2. LAVAR: Viaje siempre con un set de limpieza: un balde grande, detergente lavalosas (idealmente biodegradable) o desinfectante (por ejemplo cloro doméstico), escobilla y bolsas desechables.
Después de utilizarlos, sumerja sus implementos de 1 a 2 minutos en un balde con 10 litros de agua y 2 1/2 tazas (500 ml.) de detergente. No devuelva al río el agua que ocupó para lavar.
3. SECAR: Los ambientes secos matan al didymo, pero éste puede sobrevivir por meses en ambientes húmedos.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Parral,Principal,Región |
This movie requires Flash Player 9