Plantearán en juicio que mujer actuó en “legítima defensa”

Cristina Vásquez Verdugo. Según lo manifestado por el jefe de la Unidad de Estudios de la Defensoría Penal Pública de la Región del Maule, Rodrigo Flores, tal postura se sustenta por el “contexto de violencia” que por años debió experimentar dicha mujer, escenario donde “su vida estuvo en peligro”.

De cara al que será el respectivo juicio, quienes representan a Cristina Vásquez Verdugo, la mujer que en septiembre de 2014, en el sector Altos de Caone de Hualañé dio muerte a su pareja con un disparo de escopeta, para posteriormente arrojar el cuerpo ya sin vida al río Mataquito, plantearán que actuó en “legítima defensa”. Según lo manifestado por el jefe de la Unidad de Estudios de la Defensoría Penal Pública de la Región del Maule, Rodrigo Flores, tal postura se sustenta por el “contexto de violencia” que por años debió experimentar dicha mujer, escenario donde “su vida estuvo en peligro”. Cabe recordar que si bien en una primera instancia, tras ser formalizada por el delito de parricidio, Cristina Vásquez quedó bajo la medida cautelar más gravosa, es decir, la prisión preventiva, desde la propia Defensoría recurrieron a la Corte de Apelaciones de Talca, instancia donde consiguieron su modificación, por la de arresto domiciliario nocturno, arraigo nacional y firma mensual. De hecho, respecto de tal punto, se trata de un caso “poco común”, ya que por lo general, una persona imputada por el delito de parricidio arriba a la instancia del juicio “privada de libertad”, aún cuando en su momento se alegue “legítima defensa” o bien “estado de necesidad exculpante”. “Ella en el fondo reacciona y lo único que hace es proteger su vida y la vida de sus hijos que se encontraban en el domicilio el día de los hechos.
Lamentablemente y accidentalmente se provocó la muerte de quien hasta esa fecha era su pareja”, acota.

ANTECEDENTES
El abogado, Rodrigo Flores, quien ha estado participando de forma conjunta con quien ha representado de manera directa a Cristina Vásquez, recordó además que en la correspondiente audiencia de control de detención se expuso una serie de antecedentes, dando a conocer la existencia de dicho “contexto de violencia intrafamiliar severo”, del cual la mujer habría sido víctima “de manera sistemática”, teniendo como autor precisamente al fallecido, Juan José González Becerra. Se trata al menos de siete episodios de violencia intrafamiliar de diversa índole, con una data de al menos cinco años, donde la mujer fue agredida, incluso en una oportunidad, perdiendo algunas piezas dentales, mientras que en otra fue amenazada con un arma. Lo “curioso” agregó Flores, es que se trata de causas que “no prosperaron”, ya que se estableció que González Becerra era una persona “inimputable”, debido a que padecía de una enajenación mental, patología psiquiátrica de base, la cual se unía a un problema de alcoholismo crónico. “Peor aún”, agrega Flores, se decidió que la mujer debía quedar bajo la custodia de quien a la postre era su víctima. “Ella ha manifestado un arrepentimiento, pero lo que en el fondo siente es un profundo dolor, porque a raíz de su accionar se produjo la muerte de su pareja. Pero hay que entenderlo en ese contexto, no es porque ella haya querido provocar la muerte. Ella se arrepiente del resultado, ella nunca quiso provocar la muerte, pese a estar bajo esta situación intensa de violencia intrafamiliar”, dijo.

OCULTAR EL HECHO
Tras la muerte de Juan José González Becerra, la ahora imputada escondió el cuerpo al interior de varios sacos y bolsas de plástico, trasladándolo en una camioneta particular, hasta arribar a la altura del sector Tricao, comuna de Rauco, punto donde lo lanzó a las torrentosas aguas del río Mataquito, en específico, varios kilómetros al oriente del lugar donde, en definitiva, semanas después fue encontrado. A la hora de justificar el no haberse “entregado” a la justicia, la mujer indicó que no lo hizo para evitar que sus hijos (tres) quedaran “en el más absoluto de los desamparos”. Por lo mismo, en una primera instancia, a fines de septiembre de 2014, se acercó al Retén de Carabineros de Rauco, pero solo a fin de estampar una denuncia por la “presunta desgracia” de quien fue su pareja. “Ella vivía en un contexto rural, donde ya no tenía redes de apoyo.
Entendamos la desesperación con la cual ella actúa, lo que probablemente la lleva a tratar de ocultar este hecho”, concluyó Flores. Por lo pronto, la audiencia donde se preparará el juicio de carácter oral fue fijada para el martes 26 de diciembre.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Policial,Principal |
This movie requires Flash Player 9