La “Tigresa” del boxeo curicano

Medallista de bronce.  “Fue como un sueño pelear en los II Juegos Suramericanos  de la Juventud ”, dijo la seleccionada chilena que volvió a golpear en su tierra, en su misérrima realidad boxeril.

CURICÓ. Los cuentos de Charles Perrault son extraordinariamente interesantes para niños; los más conocidos traspasan el tiempo de la imaginación y los chicos, al abrir las páginas los devoran cada vez que ingresan al mundo de la fantasía.

La Cenicienta, Caperucita Roja, son algunos de los tantos relatos de hadas, príncipes, doncellas, reinas, castillos…

Nuestra historia no es ficción, es realidad pura de cómo los deportistas, esos que a duras penas cruzan el ropero no para encontrar al otro lado un mundo encantado, sino para configurar sus propios sueños.

Cuando vimos por primera vez a Denisse Alejandra Bravo Vilches, 16 años, 1,62 metros de estatura, de signo Cáncer, pensamos: ¿qué hace una muchachita tan fina en este deporte tan rudo?.

Su técnico, el ex campeón nacional de peso mosca, Daniel “Curicó” Canales, la había descrito como la futura campeona del boxeo curicano. Y vaya ojo, porque no se equivocó; después de boxear y ganar sus primeros combates la denominaron la “Tigresa” por lo hermoso de los felinos, pero muy buenos para luchar y devorar a sus presas.

Denisse Bravo clasificó en el selectivo de la Federación de Boxeo de Chile y se ganó un puesto en la selección nacional juvenil a cargo del técnico cubano, Jesús Martínez.

Se radicó en Santiago durante tres meses previo a la realización de los II Juegos Suramericanos de la Juventud, hospedándose de manera transitoria en el Centro de Entrenamiento Olímpico de Santiago. También dejó el Instituto Initec para matricularse en un colegio de la capital, a fin de no dejar de estudiar, aunque aún tiene que seguir dando exámenes libres en primero medio.

UN SUEÑO

No cabe dudas que el vivir en Santiago, entrenar y competir, para Denisse fue un verdadero sueño, pues quienes conocemos las condiciones en que se prepara el boxeo curicano en los pasillos del gimnasio “Abraham Milad Battal” carente de comodidades y materiales, muy distinto con que nuestra campeona se encontró en el CEO. La exigencia tuvo su recompensa puesto que la curicana logró la medalla de bronce (ver foto) al vencer a una competidora brasileña y empatar por escaso margen con una argentina que finalmente se colgó el oro en su categoría.

De vuelta a casa y a su realidad provinciana, Denisse Bravo, confiesa a diario “La Prensa” que todo lo vivido en Santiago fue una hermosa experiencia; primero pensó que nunca la llamaría la Federacion de Boxeo de Chile. “Me alegré mucho cuando me convocaron a la selección a la posibilidad de proyectar mi futuro en el boxeo”, añadió.

 AÑORANZA

“En Santiago fue muy difícil vivir los primeros días por el tema nostalgia, y el estar lejos de la familia te merma un poco en lo emocional, también se extraña a los amigos, pero más la familia porque uno está acostumbrada a convivir todos los días, y de repente la distancia hace un poquito mal, pero hay que salir adelante por ellos principalmente para no defraudarlos, aunque el cambio hace bien; me hizo bien. Allá me concentré en el Centro de Entrenamiento Olímpico (CEO) que para las condiciones que nosotros entrenamos acá son muy diferentes, en todo sentido porque allá entrenábamos en un gimnasio que tiene todas las condiciones materiales que necesita un boxeador. Acá en Curicó tenemos que entrenar en los pasillos del gimnasio y no contamos tampoco con los materiales que tienen en el CEO, eso para mí es muy positivo para mejorar el entrenamiento. Ojalá que algún día Curicó pueda tener un gimnasio especialmente para el boxeo como lo tiene el fútbol, el tenis, o cualquier otra disciplina deportiva, pero nosotros anhelamos un recinto en mejores condiciones”, reafirma.

EXIGENCIA

“Lógicamente que este corto período de entrenamientos en Santiago fue muy exigente. Me gustó, porque es una forma de exigirme más para avanzar”.

EN UN HOTEL

“La Selección que participó en los Juegos de la Juventud se hospedó en un hotel de Santiago. La última semana previa a la competencia me costaba quedarme dormida por el tema de nervios, y la adrenalina también; viví una semana muy agitada.

Mi primera pelea fue contra una brasileña, muy buena, subí con muchos nervios al ring, pero arriba saqué muchas energías y gané la pelea. Mi segunda participación fue contra una argentina, empatamos pero le dieron la victoria a la argentina. Creo que viví una muy bonita experiencia y ojalá se repita.

Todavía no sé nada de los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires 2018, pero si le voy hacer empeño a llegar. Soy la mejor de mi categoría en el país”.

REALIDAD

“Claro que se nota la diferencia como entrenaba en Santiago y aquí en Curicó. Me dio mucha pena volver a nuestra realidad que no es de las mejores por el tema de falta de un gimnasio, pero extrañaba también a mi profe Canales, él sabe y conoce mi forma de enfrentar el boxeo”, cierra la conversación.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Deporte,Deportes,Principal |
This movie requires Flash Player 9