Ruta J-60 colapsó en el sector costero durante fin de semana

Gran cantidad de vehículos. La situación se grafica cuando en los siete kilómetros que separan Iloca-Duao, se ocuparon hasta tres horas por parte de automovilistas. Otros optaron por devolverse a sus lugares de origen.

LICANTÉN.  La situación que vivieron miles de automovilistas en el sector costero el reciente fin de semana largo, con motivo de las fiestas de fin de año, fue simplemente caótico.

La ruta J-60 colapsó, provocando atochamiento que superó los diez kilómetros, lo que en algunos casos se llegó a avanzar a dos, tres o cuatro kilómetros por hora, entre el sector La Pesca  y Lipimávida.

“Esta situación no es nueva; todos los años es lo mismo en esta fecha, lo que se repite en otros fines de semana largos y en el periodo “peak” de la temporada estival. Es algo muy lamentable porque incomoda a los visitantes que buscan pasar un momento grato en la playa, pero se ven enfrentados a esta incomodidad que se está haciendo frecuente”, opinó el vecino Marcelo Meléndez, en medio del caos que se prolongó desde las 12:00 horas, hasta pasado las 16:00 horas, del día lunes 1 de enero.

A raíz de lo anterior, se provocaron innumerables colisiones por alcance, cuyos vehículos resultaron con daños de variada cuantía. Se agregó a eso otro problema para los visitantes.

Algunos automovilistas optaron  por devolverse a sus lugares de origen, sin cumplir con el objetivo de llegar a destino. “Esto ya nos colmó, no avanzamos, son varias horas en este taco. Nuestro deseo era llegar a Iloca y pasar a Duao, pero es mejor regresar, porque esto es muy cansador”, explicó un conductor talquino, mientras abandonaba la fila y tomaba dirección contraria en el sector de Rancura. Igual maniobra realizaron otros conductores, motivados por la incomodidad que estaban viviendo.

El regreso de la gran cantidad de vehículos fue similar a lo descrito anteriormente. Una larga fila se instaló en la ruta a partir de tempranas horas de la tarde del lunes, incluso mientras unos trataban de llegar a destino, otros emprendían el retorno.

 CAUSAS

Respecto a las causas que provocan el estado de la ruta J-60, se da cuenta que conecta a la ciudad de Curicó hacia el sector costero, se agregan los vehículos que proceden desde Sagrada Familia y Talca, y se unen en el sector de La Huerta. Enseguida los que ocupan la ruta que en Hualañé se une, tras pasar por el puente Paula. Más al poniente otros conductores ocupan el puente Lautaro, procedentes de la capital regional para sumarse a la ruta ya colapsada. Finalmente, se agregan los automovilistas que proceden desde el sur, como es Constitución, ocupando la ruta de la costa que en el sector del puente Mataquito también se une a la J-60.

“Esto es como un cuello de botella, donde la parte más estrecha corresponde  a la ruta J-60 en el tramo que va desde el puente Mataquito hasta Lipimávida. La mencionada ruta recibe todo el flujo de varias otras, sin que exista alternativa alguna donde los conductores puedan optar para llegar al litoral”, explicó un conductor que se identificó como Benjamín Vergara.

 RUTA COSTERA

Este cuadro de caos vial en el sector costero de la provincia de Curicó, se va a mantener en fechas específicas, mientras no existan otras alternativas para llegar a los destinos de La Pesca, Iloca, Duao, Lipimávida. Solo la ruta J-60 es insuficiente.

Desde hace años se viene planteando la necesidad de proceder a la construcción de la ruta costera que en este momento llega desde el sur hasta el Puente Mataquito.  Desde ese punto al norte y en toda la extensión que corresponde a la provincia de Curicó, se encuentra interrumpida en un tramo aproximado de unos 40 kilómetros.

Dicha ruta costera se retoma en el sector de Boyeruca para seguir al norte a partir de la provincia de Cardenal Caro, en la Región de O’Higgins.

“Lamentablemente, las autoridades que nos han tocado en varios gobiernos, han mantenido sin atender el proyecto y los más perjudicados son precisamente los habitantes del sector costero, que pese a los proyectos turísticos que existen, no cuentan con las rutas necesarias para acceder con fluidez. La muestra está en el caos reiterado que se produce durante la temporada estival, al no tener los automovilistas alternativas para llegar a destino”, explicó un vecino de Duao.

Se desprende claramente que la posibilidad de paliar la situación es con la habilitación de la mencionada ruta, (ruta costera) la que permitiría otra opción para llegar a destinos como Iloca, Duao y Lipimávida, sin tener que obligatoriamente utilizar la ruta J-60

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Curicó,Licantén,Principal |
This movie requires Flash Player 9