Nuevamente Iglesia San Francisco en peligro: discotheque en terreno de ex casa parroquial

CURICÓ.- La necesidad de cuidar el patrimonio como parte del desarrollo de una ciudad es una verdad indiscutible. Y hoy, gran parte de la belleza de Curicó que resplandecía con sus edificios antiguos, se está perdiendo entre construcciones sin cuidado por la identidad.

El capítulo que hoy muestra esta realidad afecta un lugar clave en Curicó: la Iglesia San Francisco, declarada en 1986 Monumento Histórico. Y la trama se desarrolla desde hace un par de meses, desde finales de 2016, cuando el Obispado de Talca entregó en arriendo la casa parroquial anexada justamente al lado del templo.

El arriendo fue entregado a una Sociedad por Acciones (SpA) compuesta por los hermanos Álvaro y Christian Vottero, dueños de los locales nocturnos ubicados en la misma cuadra –Fuego Bendito, Open Bar y Pituka- y que, con el fin de expandir su negocio llegaron a acuerdo con la Diócesis de Talca para arrendar por 20 años el espacio de la ex casa parroquial (sin promesa de venta).

Así se explica en una carta firmada por el administrador de Bienes del Obispado de Talca, Gerardo Icaza Schmidt, enviada el 22 de diciembre de 2016 a la Junta de Vecinos Avenida España Sur, “la casa se encontraba desocupada y en muy malas condiciones, lo que representaba un alto riesgo para la comunidad y para la iglesia, debido al ingreso de terceras personas quienes ya estaban pernoctando en ella”. Esta misiva fue en respuesta a un reclamo escrito presentado por la organización comunitaria.

LA “CATEDRAL” DE LA POLÉMICA

Lo que parecía un negocio de ampliación de un restaurant en la ex casa parroquial –en este caso, Fuego Bendito- alertó a la ciudadanía cuando lo que se construyó empezó a tomar forma de discotheque, con pruebas de sonido incluidas y se confirmó que los dueños solicitaron patentes a la Municipalidad de Curicó por dos giros: el primero de restaurant y el segundo de salón de baile.

Tanto así que hoy puede apreciarse el letrero “Catedral” fuera de la construcción y el lanzamiento web el 13 de diciembre a través de una Fan Page de Facebook “Catedral Oficial”, donde se desprende de su logo el subtítulo “Bar & Dance” (“Bar y Baile”).

Desde ahí el panorama cambió y varias aristas se desprendieron de la situación: en primer lugar, la junta de vecinos Avenida España Sur que se negó a dar su aprobación a dicha construcción, una posición que han tomado en todos los posibles negocios del sector.

El estado de la solicitud de patentes por ambos giros -restaurant y salón de baile- por parte de la empresa constructora del local nocturno a la Municipalidad fueron aprobadas en las primeras cuatro instancias: Carabineros, Inspectores Municipales de Obras, Seremi y Dirección de Obras. Este trámite finalizó la semana pasada y solo queda la aprobación por parte del Concejo Municipal, que iba a realizarse el martes 7 de febrero pasado, pero se sacó de la tabla.

¿Los concejales darán el visto bueno final a este negocio tan polémico? Todavía ese paso está en “veremos”, pero en caso de rechazo, la empresa eventualmente puede acudir a Contraloría para que se revoque la decisión y funcionar por sobre el posible rechazo de la Municipalidad.

DISCOTHEQUE Y MONUMENTO 

A la comunidad le llama fuertemente la atención el lugar de este nuevo local nocturno. La tradicional Iglesia San Francisco, en tristes ruinas luego del destructor terremoto de 2010, perdió un espacio muy querido por los curicanos y lleno de historia para dar paso a un lugar de entretención que poco y nada tiene que ver con la línea de la antigua edificación. Ya se publicó esta inquietud social en la edición de La Prensa el jueves 2 de febrero en la sección “La Voz del Vecino”.

Pero más allá de lo que sea moralmente bueno o no, ¿es legalmente correcto que una discotheque de estas características se instale justo al lado de un monumento histórico? Para conocer el marco legal, recurrimos a la ley Nº 17.288 de Monumentos Nacionales y encontramos en el Artículo 12º el siguiente párrafo textual: “si el Monumento Histórico fuere un inmueble de propiedad particular, el propietario deberá conservarlo debidamente; no podrá destruirlo, transformarlo o repararlo, ni hacer en sus alrededores construcción alguna, sin haber obtenido previamente autorización del consejo de Monumentos Nacionales”.

En este caso, la ley es clara y se aplica a la perfección en el caso de la Iglesia San Francisco de Curicó. Consultado Monumentos Nacionales por La Prensa, el departamento de Arquitectura, encabezado (S) por Flor Recabarren, dijo no estar al tanto de esta situación e investigarán el escenario mediante una Solicitud de Transparencia que realizó este mismo medio para lograr recabar la información con máximo detalle.

Por otro lado, la duda que asalta es ¿algún involucrado sabía de esta ley? Y nos referimos a Obispado, Dirección de Obras Municipales o empresa constructora de la discotheque “Catedral”. Los consultados por La Prensa dicen no estar al tanto de la situación, comenzando por don Luis Santelices, director (s) de la Dirección de Obras quien dijo “ignorar” si se siguió el proceso que indica la ley en el caso de esta construcción.

Por su parte, los antecedentes que el Obispado de Talca entregó a través de la carta a la Junta de Vecinos Avenida España Sur son decidores, y copiamos textualmente: “el destino del arriendo acordado en el Contrato es ‘local comercial o restaurante’ por lo tanto nosotros velaremos para que ello se respete a cabalidad”. Es decir, el uso como salón de baile, patente ya solicitada y tramitada en la Municipalidad curicana, estaría violando el contrato de arriendo.

El Administrador de Bienes del Obispado, Gerardo Icaza, se encuentra fuera de Chile en la actualidad, por lo que el mismo Obispo Horacio Valenzuela se hizo cargo de la duda de La Prensa y, a pesar de afirmar que no tiene todos los antecedentes concretos, sí reafirma lo expresado en la carta: que el contrato excluye cualquier otro uso que no sea restaurant.

Asimismo, manifestó su preocupación y disposición para aclarar apenas estén todos los datos oficiales de este tema para tranquilidad de la comunidad.

CUIDAR NUESTRO PATRIMONIO

Mientras en el mundo el cuidado por los edificios antiguos es fundamental, en Chile parece olvidarse este punto y frente a un Consejo de Monumentos Nacionales que más que cuidar parece entorpecer el tema con su burocracia, no es tan irreal ver que esta situación esté sucediendo hoy en Curicó. Todos los organismos que pueden hacer algo se “tiran la pelota”. Pero, finalmente, Curicó hoy es una ciudad fea por culpa de la ineficiencia de todos. Y eso es indiscutible.

En este caso de la Iglesia San Francisco, el valor que tiene va más allá de su estructura románica y gótica temprana, sino que ahí está enterrado el mismísimo héroe independentista Francisco Villota, sin una tumba cristianamente adecuada. ¿Acaso aquel hecho no tiene valor en nuestra sociedad? Por supuesto que lo tiene, y los expertos lo saben.

Gisella Morety, Historiadora y experta en Patrimonio, explica que el hecho de que exista un local nocturno de las características de “Catedral” (que sería la única discotheque del sector San Francisco), expone a la Iglesia –Monumento Histórico- como un “posible agente de deterioro”, pues no se encuentra en condiciones de seguridad necesarios para ser protegido de vandalismo, ocupaciones y malos usos.

Ante esta gran polvareda que ha levantado la construcción de la discotheque, puede ser un buen momento para que autoridades, sociedad y organismos independientes le den el valor real al patrimonio curicano y su protagonismo en el desarrollo de la ciudad.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Curicó,Curico,Principal |
This movie requires Flash Player 9