Destreza y armonía sobre la tabla a vela

 

Deporte acuático variante entre el surf y windsurf, permite a quien lo realiza, deslizarse sobre turbulentas olas provocadas por los fuertes vientos marinos.

Los orígenes del funboard surgieron en Hawaii, a principio de los años ochenta, de la mano del mítico norteamericano, Robert Nash. Fue él, quien primero transformó su larga tabla de windsurf clásica y desplazó hacia adelante el mástil, al tiempo que eliminaba su larga quilla.
Posteriormente, sobre aquellas rudimentarias tablas de popa rectangular, se adosaron dos o tres pequeños alerones a modo de diminutas orzas, otros prefirieron atar sus tablas con cinchas para obligarlas a despegar.
Desde entonces el material utilizado ha sufrido una extraordinaria evolución, tanto en la tabla como en los aparejos y en la tenida de sus practicantes. Primero fueron los plásticos, luego los polietilenos, ahora las fibras de vidrio y carbono para la tabla y el kevlar para las velas. Mientras que todo un inmenso surtido de tejidos hidrófugos se emplea en el equipo personal del funboardista.
El funboard es una novedosa modalidad intermedia del deporte de la tabla a vela, entre el surf y windsurf, pero un poco más sofisticado.
Su práctica requiere de una tabla de mayor  tamaño y de una vela con diseño distinto, apropiada para desplazarse con mayor facilidad por el agua.

Jinetes del mar
Existen varias modalidades, regata, slalom, velocidad y acrobacias, también conocidas como expresión en las olas y wave (saltos sobre las olas).
Su significación inglesa, no significa otra cosa más que, “Diversión” y así parecen pasarlo sus exclusivos practicantes. Cuando obsesionados por las olas y el viento, son capaces de efectuar grandes brincos y complicadas figuras aéreas.
Al observarlos  como se desplazan por el mar, parecen verdaderos  jinetes acuáticos, que saltan como si flotaran en el aire, desafiando la ley de gravedad… desenfrenados y con destino a ninguna parte.
Por encima de aquellas masas de agua de ruido, espuma y viento, con olas de tres a cinco metros de altura. Repentinamente estos centauros del mar, levantan la proa de su tabla y emprenden un viaje hacia el cielo que parece no terminar nunca.

Olas bravas de Llico
Enclavado en el litoral central y en un extremo de la comuna de Vichuquén, se encuentra esta pequeña caleta de pescadores  artesanales, que posee un peculiar clima costero, preferido por quienes practican esta disciplina. Azota un viento constante, producido por la influencia de corrientes marinas del océano Pacífico.
Por esta razón, Llico se ha convertido en uno de los puntos geográficos importante, atrayendo a practicantes de diversas partes del mundo. Es un lugar preferido por los expertos, por su mar embravecido, frecuencia de sus oleajes e intensos vientos marinos.
En Llico se han realizado importantes eventos internacionales, con participación de expertos de nivel mundial. Ha sido sede de dos fechas del campeonato mundial de funboard. Con la presencia de figuras de nivel mundial como la  de Sean Ordoñez, uno de los mejores funboardistas del mundo, quien ha venido desde Hawái a demostrar por qué es el top en esta especialidad.

Un medio de vida
A diferencia de otros deportes, el funboard es mucho más independiente. Quien lo practica posee una personalidad muy especial, que los lleva a ser individualistas al extremo. Aunque la camaradería siempre brota, cuando se trata de intercambiar datos sobre materiales y nuevas técnicas.
Además  este deporte náutico, es considerado como uno de los más ecológicos: su pista son las aguas, su combustible el viento.
Donde exista una buena costa y olas bravas, allí se instalan y no importa si hace frío o calor, si el tiempo es bueno o malo…lo que vale son las ganas de practicarlo…es decir a divertirse con la tabla, el viento y  las olas.
Ricardo Weber F.

 

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Curicó,Principal,Vichuquén |
This movie requires Flash Player 9