Un invierno de lluvias mezquinas

A  escasos nueve días que se inicie el ciclo primaveral, todo hace presumir que el invierno 2016, al menos en nuestra zona, habrá sido nuevamente seco, con todos los problemas que ello implica, especialmente para determinados sectores rurales.

Los pronósticos de comienzos de año no parecían tan negativos y se decía que habría copiosas precipitaciones en las estaciones de otoño e invierno, pero ello no fue tan positivo como se esperaba.

Hubo generosas lluvias, es cierto… pero en la zona norte –y particularmente en las regiones Cuarta y Tercera– pero desde la Metropolitana al sur, francamente estamos al debe.

Y la parte más crítica tiene que ver con algunas comunidades campesinas que todavía obtienen el vital elemento desde norias las cuales han bajado su nivel prácticamente a cero y ello obliga a los municipios a abastecer a decenas de familias con camiones aljibes.

El fenómeno del Niño no dejó la carga pluviométrica tan esperada y nada hace pensar que la cercana primavera será más lluviosa.

Lo que sí es cierto, seguro… y también lamentable, es que aún no hay suficientes embalses para almacenar el agua que se pierde en su gravitacional recorrido hacia los ríos y finalmente al mar.

Los expertos dicen que la razón de este déficit es atribuible a la presencia de un anticiclón –masa de aire descendente seca– proveniente desde Argentina.

Luis Salazar, experto de la Dirección Meteorológica de Chile dice que:

“Estas altas presiones de bloqueo se instalan en la parte sur austral del país y, por lo tanto, los sistemas frontales no ingresan como lo hacen normalmente, sino que bordean esas altas presiones y entran mucho más al norte, a la altura de Juan Fernández, como lo que ha ocurrido hace menos de dos meses”.

Por otra parte, un eventual desfase estacional que produjera lluvias muy copiosas cuando llegue el crecimiento y maduración de algunos frutales, sería muy grave y pernicioso.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9