Sociedad Narcisista

En 1979 el polémico ensayo “La cultura del narcisismo” dado a luz por la pluma del sociólogo norteamericano Christopher Lasch, confrontó la primitiva quimera griega con aspectos de nuestra “moderna” sociedad.
Asimismo, en el libro “Le men contemporain” -de data cercana al anterior- el filósofo Alain Finflekraut redescubre en su totalidad la figura de Charles Péguy y toda su magnificente revalorización ceñida al narcisismo social.
Así, cimentado en su respuesta a la interrogante: ¿De qué manera Péguy nos ayuda a pensar en nuestro mundo actual?, Finflekraut responde: “Nuestra época tiene una tendencia narcisista: la de aceptar a los demás solo si son a nuestra imagen y semejanza… El modernismo es vivido por una humanidad transformada en clientela que tiene una reputación de consumo y de turismo con la realidad”.
Así, el eterno mito de Narciso también es retomado por el psicoanalista Theodore Rubin al aseverar que “el narcisista se convierte en su propio mundo y cree ser el mundo entero”.

TRISTEZA
Empero, ¿quién fue o qué representa Narciso? Ovidio fue quien nos transmitió la historia de Narciso en el tercer libro de “Metamorfosis”, en el cual se refiere a la “dura soberbia”. Bello como nadie, Narciso prendó a la ninfa Eco, sentenciada por la celosa Juno a repetir sólo las últimas palabras de su interlocutor.
Acosado por tantas beldades, Eco fue rechazada por el apuesto Narciso, lo que la llevó a perecer de tristeza en la oscuridad de una caverna. Molestos por la arrogancia del sublime efebo, los dioses determinan un castigo: predijeron que su muerte sobrevendría cuando viera su propia imagen.
De esta forma, paseando por el bosque un día Narciso se inclinó sobre un límpido espejo de agua, enamorándose perdidamente de la imagen que se reflejó en éste. Sin plena conciencia, fue atraído irresistiblemente por tal copia que le hizo languidecer y sucumbir hasta transformarse en la flor del mismo nombre.

DEBATE POLÍTICO
Históricamente este mito ha sido y es un filón inagotable para la psiquiatría, sociología y psicología, aunque es la interpretación existencialista y cultural -quizás menos exhaustiva y más mundana- la que inspira este escrito, una modesta reflexión a reflexionar sobre nuestra época narcisista. ¿Ejemplos? Narcisista es quien se entusiasma más con el hecho de tener la razón -traducido como vencer- que con verificar si algo es cierto y real y enriquecer su espíritu a su través. Es la reducción de la reflexión, tan frecuente hoy en día cuando muchos acuden al debate político o a un grotesco “cara a cara” cotidiano inspirados en la tendencia obcecada de querer “tener la razón” o de “ponerla encima de los ojos de los demás” cual perfectos críticos.
Obviamente tratamos de evitar un autoanálisis, pues cuando centramos el interés en nosotros mismos, en nuestra brillantez intelectual, en aras de tener la razón perdemos el sentido de la realidad inagotablemente compleja y diversa.
Respecto a ello, Santo Tomás de Aquino lúcidamente aclara dudas en la Summa al señalar que “los soberbios mientras se deleitan con su propia excelencia (de tener la razón) se molestan con la excelencia de la verdad”.

FANTASÍAS
Característica de los narcisistas de todos los tiempos es poseer una razón prejuiciada y selectiva, contraria a una razón abierta hacia la realidad como la que defiende San Agustín: “Hay muchos que hablan de sus propias fantasías y que descalifican las mentes de los demás. Estas personas no desean ser iluminadas por el Señor, sino por sí mismas. De esta manera, sus tinieblas se hacen aún más densas, pues en su abominable arrogancia se han apartado de Ti”.
El narcisismo ha tenido históricamente eras doradas en las que ha prevalecido campeante y a inicios del tercer milenio en pleno apogeo de Internet/globalización, catástrofes/supradepredación humana, exploraciones siderales/catarsis urbanas, nos siguen atrayendo magnéticamente los mitos y sabidurías helenas, cual páginas de un celestial diario de nuestras vidas un poco escritas, un poco en permanente construcción, a la par que yacemos embelesados contemplando nuestro triunfo sobre la naturaleza… hasta que ésta nos refleje nuestra real imagen.

Jorge Valderrama Gutiérrez

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,iNet,Principal |
This movie requires Flash Player 9