Siempre la misma historia

Ya se ha convertido en una costumbre que cada vez que viene un fin de semana largo, las autoridades hacen reiterados llamados para que, por favor, las personas se cuiden, sean responsables y hagan todo lo que esté a su alcance para prevenir los accidentes y bajar lo más posible la cifra de muertos.

Mientras la mayoría de las personas está descansando, Carabineros y equipos de fiscalización de diferentes instituciones públicas pasan estos días controlando la velocidad a la que transitan los vehículos en las distintas rutas en todo el país, y realizando controles a los mismos con los dispositivos para saber si han consumido alcohol.

Sin embargo, cualquier consejo, recomendación o advertencia no sirve de nada si las personas no toman real conciencia de lo que arriesgan al momento de exceder los límites de velocidad o conducir bajo la influencia del alcohol.

Llamó la atención que en esta oportunidad, las autoridades realizaron un enérgico llamado también a los peatones, quienes también circulan de manera imprudente y muchos terminan muertos por su propia responsabilidad.

Pero todos estos accidentes tienen además otro ingrediente, que es la falta de respeto. El respeto por las normas del tránsito, por los demás conductores, por los peatones y la falta de respeto de los mismo peatones por lo que pasa a su alrededor.

El viernes en la noche en Curicó, dos jóvenes que transitaban en moto trataron de adelantar a una micro por la derecha, y el vehículo al cambiarse de pista los impactó, resultando los dos gravemente lesionados.

A pesar de todas las advertencias, todos los llamados, controles y fiscalizaciones, el miércoles seguramente nuestro titular será sobre la cantidad de muertos en este gran fin de semana largo.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9