La fe católica está intacta

En este tiempo presente tan convulsionado; con tanto materialismo; con crisis de credibilidad y confianza en el mundo político-social y hasta con abusos por parte de ciertos sacerdotes, podría haberse pensado que la versión 2016 de la tradicional y multitudinaria Procesión en homenaje a la Virgen del Carmen en Curicó, no iba a contar con el acostumbrado y familiar marco humano que la ha caracterizado desde siempre.

Pero, al revés de ese previsible escenario, la reacción de los feligreses, al darse cita masivamente (se dice que en la jornada de este domingo recién pasado participaron más de 70 mil personas que repletaron todo el centro de la ciudad) fue realmente espectacular y sorprendente.

Esto muestra que la fe sencilla y veterana de los católicos de alma y corazón; honestos, transparentes y comprometidos, se mantiene intacta e incólume.

Esta es la “hora de los laicos”, que deben ser actores principales en la acción y vida de la Iglesia; no meros espectadores o cristianos de segunda; los eternos enanos y mandaderos de la jerarquía.

No se puede cerrar los ojos sobre la crisis que se ha vivido al interior de la Iglesia en todo el mundo y aquí en Curicó, sin ir más lejos, las vocaciones sacerdotales han disminuido a tal punto que el propio Seminario San Pablo, de Rauquén, debió cerrar sus puertas, no hace mucho tiempo, porque no hay jóvenes que quieran seguir el servicio pastoral.

Pero en el otro extremo, se advierte la maciza y comprometida acción de los laicos; de los fieles observantes de las misas y las diferentes liturgias en cada parroquia o capilla.También el apoyo a los vecinos más necesitados, a los enfermos; la solidaria misión de quienes acompañan y consuelan a los deudos en los velatorios, etc.

Los sacerdotes ya han entendido que los laicos no se deben “clericalizar”, como tampoco ellos se deben “mundanizar”.

Cada uno –laicos y sacerdotes– forman la Iglesia de Jesucristo y se  necesitan mutuamente. La misión del laico en la Iglesia se fundamenta por el mismo hecho de estar bautizados y no tanto en la concesión o simpatía que los sacerdotes pudieran tener respecto de algunos laicos, a manera de privilegio.-

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9