La ciudad y los perros

Deberíamos partir aclarando –como acostumbra a decirse en el inicio de ciertas películas– “cualquiera similitud entre esta nota editorial y el título del famoso libro de Mario Vargas Llosa, es pura casualidad”.

En efecto, a lo que queremos referirnos es al peligroso incremento que se ha ido evidenciando en estas últimas semanas y meses en Curicó, de la población de perros vagos; una triste y hasta amenazante realidad que, por cierto, no nos enorgullece para nada… todo lo contrario.

Este problema social tiene más de una cara y una de ellas es el singular riesgo de que nos vayamos “acostumbrando” a esto y nos falte conciencia y juicio crítico para solucionarlo. Fatal sería acostumbrarnos a ver a los quiltros pululando por calles y barrios, sin hacer nada por solucionar lo más drásticamente posible esta lacra (sin llegar al extremo cruel de salir a matarlos en plena vía pública).

Para muchas personas “de a pie” el mirar perros en la calle es simplemente advertir la “fauna urbana”, porque sus ojos ya asumieron como parte del “paisaje diario” ver a un perro sediento y hambriento, tirado en la acera, con un poco de sarna y esa mirada triste, clamando vida.

La indiferencia, la insensibilidad y a veces el asco, no permite que muchas personas se den cuenta que los animales callejeros son víctimas de un sistema que obliga a los humanos incluso ver a los seres vivos como productos desechables.

ºYa es sabido que la raíz del problema no está en el animal, sino en la persona que lo abandona y desgraciadamente son los perros y/o gatos callejeros quienes pagan con sus vidas la irresponsabilidad de personas sin sentimientos.

Afortunadamente existen muchas personas y organizaciones que dan esfuerzo, trabajo y tiempo para dedicarse a los animales, todos aportando desde un área diferente: planes de vacunación, jornadas de esterilización y castración, centros de adopciones, educación. Pero nada de esto será suficiente si la gente no asume esto como un problema real que daña vidas inocentes.

Be Sociable, Share!
Archivado bajo: Actualidad,Editorial |
This movie requires Flash Player 9